Zonas de buceo en Playa Blanca

Flamingo

Buceo con una profundidad máxima de 17 metros. Es una inmersión que sorprende por su sencillez y por la cantidad y variedad de bancos de peces que frecuentan la zona. En esta zona, de inmejorable visibilidad por fuera del espigón la mayor parte del año, podemos disfrutar de bancos de roncadores, bicudas, salemas, herreras, bogas, gueldes, sardinas y atunes. La blanca arena sirve de escondite a tembladeras, angelotes y mantelinas, por lo que no debemos olvidar buscar su silueta en el fondo.

Descargar PDF Informativo

 

Las Coloradas

  En el inmenso arenal asoma una pared bajo la cual se genera una cornisa que esconde un mar de vida. Chuchos, abades, jureles, morenas, pejeperros, anémonas gigantes, camarones limpiadores, bucios o pulpos son algunas de las especies que podemos admirar buscando bajo la cornisa. Disfrutar de la sencillez de esta inmersión y del placer de bucear con total seguridad nos hace ser conscientes de que son muchas las razones de llamar “Islas Afortunadas” a las Canarias.

 

Punta Berrugo

  Esta inmersión es como ir en busca del tesoro escondido. El buceo transcurre en el margen entre la arena y la roca, siguiendo el pequeño veril que se forma. El paisaje adopta formas artísticas creando pequeños espacios en los que resulta irresistible echar un vistazo en busca de moradores. También se pueden reconocer los escasos restos de un antiguo pecio que el mar ya casi ha desintegrado. Se trata de una inmersión sencilla, entretenida y variada porque podemos disfrutar de ambientes muy variados como cuevas, pequeños veriles y grandes bancos de arena.

 

 

Emisario

  Los enormes tubos de un emisario submarino, que se pierden en la inmensidad de la plataforma, sirven de fuente de vida y refugio en esta curiosa y frecuentada inmersión. Resulta, sin duda, un lugar distinto que da variedad al amplio abanico de opciones que presenta Lanzarote. El contraste entre la roca y la arena nos brinda la oportunidad de ver especies de ambos ambientes a una profundidad inferior a 20 m. Este hecho, unido al excelente estado de la mar que caracteriza la zona, ofrece una inmersión especialmente cómoda.

 

MUSEO ATLANTICO

El único museo submarino de Europa. Una inmersión entre magníficas esculturas a una profundidad de 12-15 metros, donde el artista Jason deCaires Taylor nos invita a disfrutar y reflexionar mientras descubrimos cómo empieza a desarrollarse un ecosistema marino a su alrededor.
Se inicia con 6 exhibiciones principales, desde figuras humanas, cuyos modelos han sido residentes de la isla, la Balsa de Lampedusa, los Jolateros -niños con barquitos hechos con latón-, el jardín botánico con esculturas mitad humanos mitad cactus, hasta la representación de las nuevas tecnologías.
Una excelente ubicación protegida de vientos y oleajes.