La Catedral

  Esta es una de las inmersiones más populares de Lanzarote y quizá sea porque, en la cueva que recibe el nombre de Catedral, habita el animal más famoso de la Isla, el gran mero que los buceadores locales llaman Félix. La inmersión es cómoda y muy completa; tenemos paredes verticales donde buscar vida oculta, inmensos bancos de arena donde observar chuchos y angelotes, cuevas con todo tipo de fauna y hasta un pequeño pecio por si nos interesa acercarnos hasta él.

 

El Agujero Azul

  Se trata de una de las inmersiones más famosas de Puerto del Carmen, quizá debido al componente de aventura que ofrece. El Agujero Azul es un túnel que conecta la zona somera de arena con la pared del veril que desciende a profundidades de vértigo. En esta inmersión se puede observar prácticamente cualquier animal; desde caballitos de mar escondidos entre los cabos del fondo, angelotes y grandes chuchos hasta majestuosas mantas, como han podido disfrutar algunas personas afortunadas. Sin duda es una inmersión que merece ser repetida.

 

El Muellito

  Las inmediaciones de El Muellito y los dos espigones de Playa Chica forman un lugar mágico para disfrutar sumergidos tanto de día cómo de noche. Es el sitio perfecto para observar cómo cambia la fauna después del atardecer. Esta inmersión somera es privilegiada para hacer ?snorkel?, bautizos o las primeras prácticas de iniciación; incluso las personas experimentadas la disfrutan después de las incursiones en las paredes más profundas.

 

 

La Cueva de las Gambas

  El Veril de Playa Chica esconde muchos rincones dignos de visitar. La Cueva de las Gambas es uno de ellos. Al pie del veril, alrededor de 40 m de profundidad, una cueva da cobijo a enjambres de camarones narval, más popularmente conocidos como gambas. Los meros acechan a los camarones ocultos en la oscuridad y no dudan en abalanzarse sobre ellos cuando se les vuelven visibles por la luz de nuestros focos.

 

Pecios de Puerto del Carmen

  Una inmersión recomendada para los amantes de los pecios. En un solo buceo se pueden visitar los restos de hasta seis pecios. Curiosamente, los más someros son los mejor conservados e incluso uno de ellos sobresale desde debajo de las rocas del propio espigón del muelle, ofreciendo un panorama completamente inusual. Los restos de los barcos ofrecen un paisaje completamente distinto a ningún otro buceo de la Isla por lo que es una inmersión muy demandada por los buceadores que visitan Lanzarote por primera vez.

 

Waikiki

 El nombre exótico de esta zona de inmersión cautiva desde el primer momento. Bajo el agua, cuando nos adentramos entre las pobladas rocas que hay a pocos metros de profundidad, el juego de la luz del sol y su reflejo sobre la arena blanca le dan realmente un sabor tropical. La inmersión podría hacerse solamente en este punto, pero en realidad este punto se reserva para la parada de seguridad o para hacer “snorkel”, porque el sitio tiene mucho más que ofrecernos si descendemos al veril.

 

 

Richie’s Place

  Gigantescas paredes que caen al abismo, imponentes desplomes, inmensas rocas puntiagudas, cuevas, cañones submarinos, grandes bancos de arena, arcos; todo esto forma un paisaje espectacular adornado con mil formas de vida. El paisaje es uno de los platos fuertes de esta inmersión por lo variado que resulta. Los recovecos de la roca albergan dos corales naranjas y una pequeña cueva donde se cobijan los camarones narval. Observaremos, además, una gran variedad de otras especies.

 

Fariones

  Si por algo destaca este acantilado submarino respecto al resto de los que podemos encontrar en Playa Grande es por su profundidad y por la altura de las paredes. Además, las rocas junto al muellito de Fariones son un verdadero acuario, ideal también para el ?snorkel? y las paradas de seguridad. Los acantilados submarinos de Puerto del Carmen son un lugar perfecto para observar el paso de especies migratorias que viven en el azul. Es el caso de atunes, bonitos, medregales o petos. En este lugar se han hecho realidad los grandes sueños de todo buceador: avistar mantas diablo, delfines, tortugas o los gigantescos rorcuales ¿Serás tú una de los personas afortunadas?